Intervención psicosocial


Talleres de mantenimiento de la autonomía personal y prevención de la dependencia

Actualmente, en nuestra sociedad se incrementa constantemente y de forma positiva la esperanza de vida de las personas. Por ello, resulta conveniente favorecer y mantener su autonomía, sobre todo en las personas de edad más avanzada, para prevenir o retrasar posibles situaciones de dependencia y posibilitar que permanezcan en su entorno y domicilio el mayor tiempo posible.

Estos talleres tienen como objeto potenciar la autonomía y prevenir la dependencia de las personas mayores a través de la estimulación de las capacidades físicas y psíquicas, así como del refuerzo y mantenimiento de una red de relaciones sociales. Todo ello con el fin de mantener su estado funcional global, evitar el aislamiento y en definitiva, mejorar el bienestar emocional y la calidad de vida de la persona.

El colectivo al que están dirigidos es el de personas mayores de 80 años que se encuentran en situación de fragilidad o vulnerabilidad, entendiendo éstas como:

  • Vivir sola o acompañada por otra persona mayor de 75 años.
  • Presentar alguna/s dificultad/es para realizar actividades de la vida diaria, pero sin sufrir deterioro físico o psíquico que les convierta en personas dependientes.

Residencias y centros de día

Atención psicosocial

En las residencias y centros de día nos encargamos de la atención psicosocial de las personas. Entre las diferentes tareas que realizamos están:

  • Las valoraciones psicosociales y el seguimiento de los usuarios
  • Programas de estimulación cognitiva, relajación, actividad física, aula de cultura, manualidades, actividades lúdicas...
  • Atención a problemáticas concretas como alteraciones de conducta, depresión, ansiedad...
  • Coordinación interdisciplinar, del voluntariado etc..
  • Programación de actividades de ocio y tiempo libre

Demencias

Estimulación integral para personas enfermas de demencia

La demencia es una enfermedad que a día de hoy no tiene cura, pero eso no significa que no se pueda tratar. Se trata a las personas enfermas para que mantengan sus capacidades durante el mayor tiempo posible y así contribuir a su calidad de vida (a su bienestar emocional y autoestima).

Contamos con dos tipos de tratamientos: los farmacológicos y los no farmacológicos, nosotras trabajamos con los segundos. Desarrollamos programas de estimulación integral para enfermos de demencia. Son programas que se desarrollan en grupo y nuestro trabajo consiste en:

  • Valoración cognitiva y seguimiento de los usuarios
  • Estimulación integral en grupo: mediante diferentes actividades intentamos estimular las capacidades cognitivas, físicas emocionales, funcionales y las relaciones sociales de los participantes.
  • Seguimiento y coordinación con las familias.