Noticias flecha POR QUÉ SON NECESARIAS LAS ACTIVIDADES FORMATIVAS PARA...

Noticia


20/09/2010
POR QUÉ SON NECESARIAS LAS ACTIVIDADES FORMATIVAS PARA PERSONAS MAYORES

Como profesional de la gerontología llevo ya algunos años impartiendo formación a personas mayores, y sin duda que hoy día a nadie le sonara extraña la siguiente idea: el aprendizaje es posible durante toda la vida. Aunque muchos han podido pensar que la educación o el aprendizaje son términos relacionados con la niñez o la juventud, ahora los neuropsicólogos nos vienen a confirmar que gracias a algo conocido como plasticidad cerebral nuestro cerebro sigue aprendiendo a los 60, 70, 80 o 100 años. De hecho, es fundamental que las personas sigamos ejercitando nuestra mente para su buen funcionamiento. Así que este es un primer buen argumento a favor de las actividades socioeducativas para las personas mayores. Pero aún hay más: la creación de nuevas relaciones sociales, el disfrute, el desarrollo personal, la ocupación del tiempo con actividades con sentido o una mejor comprensión del mundo actual, podrían incluirse en la lista de motivos variados que llevan a las personas a participar en estas actividades.

Vivimos tiempos de grandes y acelerados cambios y las personas mayores se ven en la necesidad de adaptarse contando a veces con menos recursos , por eso la formación es una herramienta fundamental que puede ayudar a adaptarse con éxito a los cambios vitales y sociales que nos toca vivir. 

El Aprendizaje a lo largo de la vida propone potenciar cuatro aprendizajes básicos: aprender a conocer y comprender la realidad, aprender a actuar e influir en el entorno propio, aprender a convivir y cooperar con los demás y aprender a ser personas autónomas y criticas con capacidad de hacer frente a las circunstancias de la vida.  

Estos cuatro aprendizajes cobran especial importancia en el momento actual en que nos encontramos en un nuevo escenario entorno a las personas mayores. Nos situamos en un nuevo paradigma que es "el envejecimiento activo", entendido como "el proceso por el que se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez". Por tanto posibilitando actividades formativas que ayuden a ese bienestar vamos dando pasos a favor de ese envejecimiento activo. 

Quiero hacer mención a una iniciativa que conozco de cerca y que sirve bien de ejemplo: la Escuela de la Experiencia de Debabarrena. Está dirigida a las personas mayores de 50 años de la comarca guipuzcoana del Bajo Deba y les ofrece durante un curso escolar la posibilidad de actualizar sus conocimientos en áreas muy variadas y de contar con un espacio donde compartir e intercambiar experiencias. Además de la formación la Escuela de la Experiencia de Debabarrena favorece que las personas mayores mantengan un papel activo en la sociedad y que desarrollen sus propios proyectos sociales.  

La satisfacción de las personas que año tras año van pasando por esta Escuela es enorme y esto mismo llevó a la creación de la asociación Ikasten formada principalmente por antiguos alumnos de la Escuela. Esta asociación continua con las actividades formativas y cuenta con un importante respaldo entre el colectivo de mayores.

Pienso que nos encontramos en un momento muy interesante y que este paradigma del envejecimiento activo supone un gran beneficio tanto para las personas mayores como para toda la sociedad en su conjunto ya que nos lleva a construir una sociedad más justa e igualitaria que valora sobre todo a las personas.  

 

Sonia Ulazia pedagoga y gerontóloga de Adindu Gerontologia Zerbitzuak 

 






Volver atrás